10 tácticas probadas (por mi mismo) para acabar con la procrastinación

Escrito por
Tiempo de lectura: 8 minutos

La procrastinación es algo familiar a la gran mayoría de la gente. Es un comportamiento muy humano que hace que cuando tenemos que empezar un trabajo que no nos apetece o que nos parece difícil, sean las tareas del hogar o escribir un nuevo articulo en nuestro blog, solemos encontrar excusas para no hacerlo ahora y postergarlo para otro momento.

Usualmente, las tareas o trabajos por los cuales tendemos a procrastinar suelen ser aburridos, difíciles, poco estructurados o sin incentivo inmediato.

Esta actitud, si se repite o si se transforma en costumbre, puede tener consecuencias negativas, tanto a corto plazo en nuestro cotidiano (¿cuantos días vas a esperar antes de lavar lo platos que se acumulan en la pica?), como a largo plazo en nuestra vida (puede hacernos perder oportunidades profesionales).

Para vencer la procrastinación, no existe soluciones milagrosas o píldoras mágicas, pero podemos utilizar tácticas  probadas para reducirla y hacer las tareas que hay que hacer.

La idea no es intentar aplicarlas todas, pero elegir las que más te corresponden y que puedes aplicar con más facilidades en tu vida diaria.

 

10 tácticas probadas para acabar con la procrastinación

1. Cambia las condiciones de la tarea para que sea más placentera.

Habitualmente, lo que nos impide empezar o acabar una tarea, es porque desagradable o porque la dificultad que supone nos provoca incomodidad.

Se puede remediar a esto, asociando a esta tarea, una actividad más agradable.

Por ejemplo, en mi caso, cuando me cuesta escribir un artículo o que no encuentro la inspiración, lo que suelo hacer, es bajar a un bar con wifi de mi barrio (Poblenou, Barcelona) donde me gusta ir y donde voy a poder saborear confortablemente un buen café con un croissant de tipo francés.  Allí me quedo dos o tres horas, y acabo lo que tengo que hacer.

Si el ruido o la gente que va y viene te molesta – a mi curiosamente, me ayuda a entrar en mi burbuja y concentrarme en lo que tengo que hacer – puedes reemplazar el bar por una biblioteca o un espacio de coworking.

Otra manera de transformar algo aburrido o fastidioso en algo más placentero, cuando tengo que lavar los platos o limpiar la casa, antes de empezar, pongo un podcast en el ordenador y así, este momento de limpieza se transforma en un momento de aprendizaje.

 

2. Reconoce a tus excusas habituales.

El «procrastinador» (es decir yo, tu, todos nosotros) siempre encuentra excusas para no acabar el trabajo que le toca acabar.

Puede ser por ejemplo:

  • sentir la necesidad de buscar más información sobre temas relacionados con tu tarea,
  • pensar que le sobra tiempo para acabar un trabajo (y postergarla a mañana),
  • rebajar la importancia de lo que tiene que hacer,
  • olvidar lo que tiene que hacer, que sea de manera activa o pasiva («olvidé ponerlo en mi agenda»),

Para evitar las excusas, haz la lista de las cosas que dices habitualmente para justificar tu procrastinación y utiliza estos señales para cambiar tu actitud de manera consciente.

 

3. Organiza tu tarea en pasos más pequeños

Una de las maneras más eficiente de llevar a cabo una tarea, es organizarla en tareas más pequeñas que son fáciles de hacer y no requieren mucho tiempo.

Por ejemplo, para hacer una hora de deporte al gimnasio, basta con 1) poner su ropa en la bolsa 2) salir e ir hasta el gimnasio.

Una vez allí, verás como pasa la hora de deporte sin que te hayas dado cuenta.

 

4. Empieza con el primer paso

Para ponerte a una tarea, lo único que tienes que hacer es… ¡ponerte!

Vale, parece una evidencia, pero la mayoría del tiempo, lo más difícil de un trabajo es empezarlo. Solo necesitas encontrar la motivación para empezar. Una vez hecho, basta con seguir y el resto nos resultara más asequible.

¿No te ha pasado tener que escribir un texto pero no tener ni ganas ni inspiración, y solo con ponerte a escribir un par de lineas, te empieza a llegar ideas en la cabeza que te permiten escribir todo de un tiro?

Si quieres ir a correr, no hace falta motivarte para correr durante una hora, basta con motivarte para vestirte, salir a la calle y empezar a correr los primeros pasos.

 

5. Lista las consecuencias de la procrastinación sobre tu vida.

Haz una lista honesta de las tareas o trabajos por los cuales has procrastinado en los últimos años y, al lado de cada una de estas tareas escribe en que medida esta actitud ha afectado tu vida, personal o profesionalmente (felicidad, oportunidades profesionales, salud, dinero, relación, amor, etc.).

Al final probablemente te sorprenderá de ver hasta que punto la procrastinación afecta negativamente a tu vida.

Te puedo asegurar que la próxima ves que querrás procrastinar, pensaras en lo negativo que te afectara no hacer el trabajo ahora.

 

6. Elimina las distracciones cuando tienes algo que hacer.

Parece una evidencia, pero el email, las redes sociales, Youtube, las páginas web de noticias, los blogs e incluso whatsapp son cosas que te distraen, favorecen la procrastinación y te impiden llegar a tu objetivo.

Para estar realmente concentrado en alcanzar el objectivo que te has fijado, tienes que desconectarte de todas estas fuentes de distracciones que te hacen perder un tiempo precioso. Esto significa «apagar» Facebook, Twitter, email, etc, tanto en tu ordenador que en tu smartphone, mientras estas trabajando. Evidentemente esto vale para la tele también!

Si tienes la voluntad de acabar con la procrastinación, tienes que hacerlo.

 

7. Utiliza la procrastinación como una señal de que tienes que re-enfocar tus objetivos.

A veces, la procrastinación es solo un síntoma de que lo que haces no es lo que te interesa.

Si las tareas que tienes que hacer tienen un sentido para tí, procrastinaras menos.

Pero si vez que tienes una alta tendencia a procrastinar, significa que estas haciendo tareas que probablemente no te interesan.

En este caso, tendrías que replantearte seriamente porque haces lo que haces y si no puedes hacer otras cosas que te motive más o que tenga más sentido para ti.

 

8. Comparte tus objetivos.

Una de las mejores maneras de forzarse para conseguir un objetivo, es comentarlo con antelación con alguien que podrá comprobar el resultado. De esta manera, aunque te entre ganas de no hacer lo que te has propuesto hacer, el hecho de saber que alguien sera testigo de tu procrastinación, te hará sentir más comprometido con la realización de tu objetivo

La mirada de los demás y la posibilidad de ser juzgado es una motivación potente…

Y si quieres aumentar todavía más tus posibilidades de conseguir tu objetivo, puedes poner dinero de por medio, utilizando un servicio llamado stickk.com.

Funciona de la siguiente forma:

  1. defines un objetivo (por ejemplo perder 5 kilos en un mes),
  2. das un valor monetario a tu objetivo (por ejemplo 100€),
  3. Invitas a alguien de tu confianza para ser tu testigo de confianza,
  4. si quieres, puedes pedir apoyo a tu entorno a través dela web,
  5. Al final, si no consigues tu objetivo, tu dinero ira a la persona que habrás designado, a una organización,  o una obra benéfica de tu elección. ¡Incluso el dinero puede ir a una organización contraria a tus principios, para motivarte todavía más!

 

stickk.com

 

9. No seas perfeccionista

Una de las razones más habitual para no empezar un proyecto, es el miedo de que el resultado no sea a la altura de nuestras esperanzas.

Sea porque somos demasiado perfeccionista o porque no confiamos en nuestro potencial.

No empezamos un blog porque tenemos miedo de que no este lo suficientemente bien o porque nos tememos de que nadie lo leera.

No empezamos a pintar porque nunca llegaremos a exponer en galerías

No participamos en esta conferencia porque tenemos miedo a no estar suelto como para hablar con la gente y crear nuevas oportunidades.

Ser perfeccionista puede ser algo muy negativo si te impide actuar y alcanzar tu objetivo.

 

10. No esperes al momento idóneo.

Otra excusa que se escucha muy a menudo es que no es el buen momento para hacer tal cosa.

No es el buen momento para cambiar de trabajo, para cambiar de piso, para tener un hijo, para pedir un aumento , para iniciar este proyecto que podrá cambiar tu vida, etc.

El momento idóneo no existe. Siempre habrá dificultades que pueden impedirte conseguir tu objetivo.

Así que lo mejor que puedas hacer, es empezar ya.

 

Conclusión

Para acabar este artículo, diré que la mejor forma de luchar contra la procrastinación, es actuar. Es hacer este pequeño primer paso que te dirija en la dirección correcta para conseguir tu objetivo.

Como dice el dicho «hoy es el primer día del resto de mi vida».

Todo es posible, nunca es tarde para empezar con este proyecto que llevamos años soñando y que nunca nos hemos atrevido alanzar porque «no creo que el resultado este a la altura de mis esperanzas» o porque «no es el momento idóneo en mi vida o en la economía».

¡Actua ya!

 

Oferta especial para mis lectores:

Recibe por email un Informe personalizado sobre
cómo mejorar la Conversión de tu página web Gratis:

Los 10 puntos que mejorar en tu página de inicio, para convertir más visitantes en tus clientes potenciales.

Entra la URL de la web a analizar (requerido)

Dejáme tu Email para enviarte el resultado del estudio (requerido)

¿Te ha gustado este artículo? ¿Me he olvidado cosas importantes? ¿Hay temas que te gustaría ver tratados en el blog?

Déjame tus comentarios debajo, les leeré con mucha interés!

Comentarios

comentarios